EL CUIDADO ÍNTIMO

ACEITE DE SEMILLA DE PISTACHO

INCI: ACEITE DE SEMILLA DE PISTACIA VERA

Uso externo:

El aceite de semilla de pistacho ofrece notables beneficios para la piel. Rica en antioxidantes, defiende contra los radicales libres dañinos, rejuvenece la piel, estimula la producción de colágeno y reduce los signos del envejecimiento.

Uso interno:

Como complemento dietético, el aceite de semilla de pistacho contiene grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. También es una fuente de antioxidantes y nutrientes esenciales, como vitamina E, potasio y magnesio. Además, este aceite contiene ácidos grasos Omega-3 y Omega-6, destacados por su contenido nutricional.

ACEITE DE SEMILLA DE GRANADA

INCI: ACEITE DE SEMILLA DE PUNICA GRANATUM

Uso externo:

El aceite de semilla de granada, repleto de antioxidantes, incluidos polifenoles, ofrece una excelente protección contra el daño de los radicales libres. Contiene ácido punícico, un potente ácido graso Omega-5, que ayuda al rejuvenecimiento de la piel y estimula la producción de colágeno, lo que reduce los signos del envejecimiento.

Uso interno:

El aceite de semilla de granada ha sido apreciado durante siglos por su perfil nutricional único. Como complemento alimenticio, este aceite cuenta con una composición rica en polifenoles y ácidos grasos Omega-5, concretamente ácido punícico. Además, ofrece una cantidad beneficiosa de vitamina E. La granada, de la que se deriva el aceite, tiene profundas raíces en la historia y a menudo simboliza la salud, la fertilidad y la longevidad en varias culturas.

ACEITE DE SEMILLA DE SÉSAMO

INCI: ACEITE DE SEMILLA DE SESAMUM INDICUM

Uso externo:

El aceite de semilla de sésamo está repleto de antioxidantes, lo que proporciona una capa protectora contra los factores estresantes ambientales dañinos cuando se aplica sobre la piel. Sus propiedades humectantes inherentes ayudan a mantener la hidratación de la piel, lo que da como resultado una apariencia más juvenil.

ACEITE DE SEMILLA DE TOMATE

INCI: ACEITE DE SEMILLA DE SOLANUM LYCOPERSICUM (TOMATE)

Uso externo:

El aceite de semilla de tomate es una potente adición a cualquier rutina de cuidado de la piel. Tiene un alto contenido de antioxidantes, incluido el licopeno, y ayuda a proteger la piel del daño ambiental. El aceite también proporciona ácidos grasos esenciales y vitaminas, lo que promueve el rejuvenecimiento de la piel y ayuda a retener la humedad. Esta combinación de nutrientes la hace eficaz para mejorar la elasticidad de la piel y reducir la aparición de signos de envejecimiento.

ACEITE DE ONAGRA

INCI: ACEITE DE OENOTHERA BIENNIS (ONAGRA)

Uso externo:

El aceite de onagra es muy beneficioso para la salud de la piel. Su abundante ácido gamma-linolénico (GLA), un ácido graso omega-6, ayuda a mantener la hidratación y elasticidad de la piel. Los potentes antioxidantes del aceite defienden contra los factores estresantes ambientales y reducen los signos del envejecimiento.

EXTRACTO DE FRUTA DE MANZANO CANGREJO

INCI: EXTRACTO DE FRUTA DE MALUS SYLVESTRIS (MANZANO)

Uso externo:

El extracto de fruta de manzano silvestre es una valiosa adición a las rutinas de cuidado de la piel. Rico en antioxidantes, ofrece un escudo protector contra los factores estresantes ambientales. El extracto también contiene vitaminas y minerales esenciales que nutren la piel y promueven un cutis radiante. Sus propiedades astringentes naturales pueden ayudar a aclarar y tensar la piel, contribuyendo a una apariencia más saludable.